Inicio Pontevedra “Siento mucho lo que pasó, no sé si fue culpa mía”, dice...

“Siento mucho lo que pasó, no sé si fue culpa mía”, dice el conductor acusado de matar ebrio a una madre y sus dos hijos

Las partes presentan sus informes en la segunda y última sesión del juicio

PONTEVEDRA, 18 (EUROPA PRESS)

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra ha dejado este martes visto para sentencia el juicio contra el acusado de tres delitos de homicidio por imprudencia grave por conducir borracho y causar un accidente en el que fallecieron una mujer y sus dos hijos de 13 y 6 años de edad.

En la segunda y última sesión de este juicio, el acusado ha ejercido su derecho a la última palabra para dirigirse al tribunal y decir: “No sé qué pasó, no me acuerdo de nada del accidente. Sigo diciendo lo que diré siempre, que no me acuerdo, es la verdad”.

“No sé si soy el culpable o no. Siento mucho lo que ha pasado”, ha añadido el acusado, que también ha asegurado estar “fatal, tanto física como mentalmente” y se ha defendido diciendo que “jamás” cogió el coche “bebiendo una copa” y que “en 15 años con el carné nunca” tuvo una sanción ni dio positivo. “No le encuentro explicación a la tasa de alcoholemia. No sé qué pudo pasar con las bebidas”, ha agregado.

De nuevo ha repetido, dirigiéndose a los magistrados de la Audiencia, que siente “mucho lo que pasó”, que no sabe si fue su culpa “o no” y que lo siente “en el alma”. No llegó a girarse para mirar a la familia de los fallecidos que se encontraban presentes en la sala de vistas.

“GRAVÍSIMA INTOXICACIÓN ETÍLICA”

Este miércoles tuvo lugar la presentación de los informes de las partes. La fiscal ha solicitado una condena de 5 años de prisión para este hombre al entender que durante el juicio se ha probado de manera “clara e irrefutable” que el accidente mortal se debió “única y exclusivamente a la actuación del acusado”, que presentaba una “gravísima intoxicación etílica”.

Además, ha añadido que “la actuación de la víctima fue irreprochable” tal y como demostraron los agentes del equipo de reconstrucción de accidentes de tráfico de la Guardia Civil.

Ha apuntado también que “su maniobra evasiva fue correcta” y que había adoptado todas las medidas de seguridad pertinentes y “no había ingerido ni gota de alcohol”.

Además, no hubo otras “circunstancias externas”, es decir, la vía estaba en buen estado, la visibilidad también era buena al igual que las condiciones meteorológicas.

La representante del Ministerio Público también ha recalcado la fiabilidad de la analítica que reflejó una tasa de alcoholemia “elevadísima” de 2,49 gramos por litro de sangre, una “prueba irrefutable” obtenida “con todas las garantías”.

La fiscal también ha considerado “acreditado” que el acusado era consciente de su estado de embriaguez, ya que “antes de ponerse al volante intentó sin éxito que alguien le llevase” y, sin embargo, condujo borracho su vehículo a una “velocidad excesiva e inadecuada para su estado y el de la vía”.

Por último, ha justificado que su petición de pena se limite a cinco años de prisión frente a los nueve que reclama la acusación particular asegurando que se debe a “una razón de estricta legalidad”, porque considera que se debe imponer la pena elevada en dos grados por la gravedad de la conducta del acusado y sus graves consecuencias.

“MENTIRA QUE ESTÉ ARREPENTIDO”

El abogado de la familia, que ejerce la acusación particular, ha señalado que “es mentira que el acusado esté arrepentido” ante la actitud “miserable” e “indignante” de su defensa en la que se ha intentado “echar la culpa del accidente a la víctima”, lo que ha aumentado “toda la rabia y toda la pena de la familia”.

“No se viene aquí a cobrar una venganza sino a pedir justicia”, ha dicho el letrado de la acusación particular frente a la actuación del acusado, que “estaba borracho, conocía el riesgo y lo asumió”.

“DESPROPORCIONADO”

El abogado defensor ha criticado las declaraciones de la familia a la prensa en las que “daban a entender que si no le imponen nueve años aquí no se hace justicia”, algo que entiende “absolutamente desproporcionado”.

“A todos se nos han muerto seres queridos”, ha dicho este letrado, quien argumentó que en un tribunal de justicia “la labor fundamental es el resarcimiento, no el rencor ni la venganza”.

También recordó que la Fiscalía solo pide cuatro años de cárcel para el maquinista por el accidente del tren Alvia que se cobró 80 muertos y 145 heridos en Angrois.

El abogado de la compañía aseguradora Axa se adhirió a los argumentos del letrado de la defensa y también ha criticado “la patente de corso que se le concede al informe técnico” de la Guardia Civil, que ha llegado a calificar de “muy primitivo” por “soslayar” otras posibilidades como que hubiese otros vehículos implicados. El juicio ha quedado visto para sentencia.


- Te recomendamos -