Inicio Pontevedra Continúa muy grave en la unidad de quemados del Chuac el hombre...

Continúa muy grave en la unidad de quemados del Chuac el hombre herido en el incendio de la nave de Pontevedra

El calor acumulado todavía en las instalaciones de Ponte Sampaio reaviva pequeños focos, aunque están controlados y sin riesgo

PONTEVEDRA, 8 (EUROPA PRESS)

El trabajador del Grupo Nogar y concejal del PSOE en Marín (Pontevedra) que resultó herido el domingo en el incendio de la nave anexa a la antigua fábrica de Ponte Sampaio, Benito González Dopazo, continúa ingresado en la unidad de quemados del Complexo Hospitalario Universitario da Coruña (Chuac), tal y como confirman a Europa Press fuentes sanitarias.

El hombre, de 59 años de edad, sufrió quemaduras en el 85 por ciento de su cuerpo. Fue el más afectado de los tres heridos en este suceso ocurrido en unas instalaciones que eran empleadas para el almacenamiento de semillas y que, según asegura el Ayuntamiento de Pontevedra, no tenían licencia.

A pesar de que el incendio, iniciado a primera hora de la tarde del domingo, se dio por controlado en la noche de ese mismo día, casi 48 horas después todavía hay calor acumulado debajo del material que ardió, lo que obliga a efectuar labores de vigilancia y de enfriamiento constante en el entorno de la fábrica.

De hecho, según relatan a Europa Press fuentes del parque de bomberos, en la mañana de este martes una dotación de la Policía Nacional que revisaba la zona les alertaba de que el fuego se reavivaba “de vez en cuando”, si bien no es “nada grave”.

Así, una dotación de los servicios de extinción se han desplazado hasta el punto para apagar el pequeño foco. “Está controlado y, en principio, parece que no hay peligro”, comentan las mismas fuentes.

En las instalaciones continúan las labores de investigación –incluso desde el aire– de la Policía Local y la Nacional, que, junto a la propia empresa que empleaba la nave para el almacenamiento, se encargan de vigilar que no se reavive el fuego.

Este mismo lunes, la concejala de Protección y Seguridad Ciudadana de Pontevedra, Eva Vilaverde, confirmaba que el Ayuntamiento ordenaría el cese de la actividad y estudiaría posibles sanciones en la nave de Ponte Sampaio, porque “no tenía licencia”. Es más, aseguraba que la falta de medidas de seguridad convertían estas instalaciones en “un auténtico polvorín”.


- Te recomendamos -