Inicio Pontevedra Penas de 4 a 8 años de cárcel por el alijo del...

Penas de 4 a 8 años de cárcel por el alijo del ‘New Polar’ y sospecha de falso testimonio de dos guardias civiles

El cocinero cangués del pesquero admitió que llevaba 30 kilos de cocaína ocultos en el pesquero, que había recogido en Uruguay

VIGO, 14 (EUROPA PRESS)

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra ha dictado sentencia en la que condena a penas de entre 4 y 8 años de prisión a tres de los acusados por el transporte de 30 kilos de cocaína ocultos en el pesquero ‘New Polar’ (entre ellos al cocinero, de Cangas do Morrazo), y absuelve a los otros tres procesados.

Así, el tribunal considera al cocinero del barco autor de un delito de tráfico de drogas, le aplica la atenuante de confesión y lo condena a 4 años de cárcel y al pago de una multa de 600.000 euros. Asimismo, condena al destinatario de la droga a 8 de cárcel y a pagar una multa de 1,2 millones de euros, al ser reincidente; e impone 6 años de prisión al intermediario de los proveedores de la cocaína, así como multa de 1,2 millones de euros.

Con respecto a los otros tres acusados, la Audiencia los absuelve al determinar la invalidez de las pruebas contra ellos, ya que se basaban en el volcado de datos del teléfono del cocinero del barco, y no se pudo asegurar la cadena de custodia del terminal ni garantizar que no hubiera sido manipulado.

Precisamente por ello, el tribunal considera que no ha quedado acreditado que los acusados integrasen un grupo criminal, por lo que ha resuelto absolverlos a todos con respecto a este delito.

TRANSPORTE DESDE URUGUAY

Según la sentencia, resulta acreditado que el cocinero del ‘New Polar’, que era confidente de la Guardia Civil desde unos años atrás, había recogido 30 kilos de cocaína aprovechando una escala del barco en Montevideo (Uruguay), y que la ocultó en el pesquero con intención de, una vez de vuelta en España, entregársela a un intermediario que ya había pactado la venta al destinario final.

El pesquero llegó al puerto de Cangas el 22 de mayo de 2019 y el propio cocinero llamó a sus contactos en la Guardia Civil para confesar que transportaba en el barco esa droga y darles indicaciones de dónde estaba. Así, el 24 de mayo, agentes del Instituto Armado, con autorización del capitán del ‘New Polar’, accedieron a la nave e intervinieron la cocaína.

Sin embargo, el tribunal considera que no ha quedado probada la implicación de tres de los acusados, ya que las pruebas en su contra se basaban en el volcado de datos del teléfono del cocinero, una “fuente de prueba esencial” que no puede ser tenida en cuenta porque no se garantizó la cadena de custodia.

PRESUNTAS IRREGULARIDADES

De hecho, los magistrados hacen constar en su sentencia que “sorprende” que los agentes que detuvieron al cocinero no precintaron inmediatamente su teléfono y no se puede garantizar la autenticidad de los datos que se obtuvieron en el posterior volcado.

Esta irregularidad ha determinado el resultado del procedimiento, ya que la Audiencia ha declarado nulas las intervenciones telefónicas que se autorizaron en base a esa información, y ha acabado absolviendo a tres de los acusados.

Asimismo, pone de manifiesto que, durante el juicio, estos dos agentes (un capitán y un sargento de la UCO) “incurrieron en contradicciones y ambigüedades, silenciando hechos de relevancia”. Así, remarca que el trato dado al cocinero tras su detención “no se corresponde con los protocolos policiales”, que no aclararon cuestiones relacionadas con la investigación, que tenían información previa “de relevancia para la causa” que no aportaron, o que incluso se reunieron con la mujer y la hija del procesado, a las que desvelaron parte de las diligencias secretas y a las que aseguraron que negociarían con la Fiscalía para pactar una pena que no supusiera ingreso en prisión.

Por todo ello, la Audiencia decreta en su sentencia que, una vez sea ésta firme, se deduzca testimonio de la declaración presentada en el juicio por estos agentes, ambos como testigos, “al efecto de su remisión al Decanato de los Juzgados de Instrucción de Pontevedra, por sí, dado el tenor de la presente resolución, pudieran haber incurrido ambos en un delito de falso testimonio”.


- Te recomendamos -