Inicio Pontevedra La Guardia Civil vuelve a citar a Samuel Kwesi para puntualizar su...

La Guardia Civil vuelve a citar a Samuel Kwesi para puntualizar su declaración anterior sobre el naufragio

VIGO, 21 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil ha vuelto a citar este pasado miércoles a declarar a Samuel Kwesi, uno de los tres supervivientes del naufragio del pesquero gallego ‘Villa de Pitanxo’, para pedirle que puntualizase ciertos datos sobre las explicaciones que él mismo dio en otras ocasiones.

Así, según ha confirmado el abogado del propio Kwesi a Europa Press, la Benemérita ha pedido a Samuel que concrete y puntualice ciertos datos de su declaración, por lo que acudió este miércoles a la Guardia Civil de Pontevedra.

El letrado ha indicado que esto podría deberse a la necesidad de puntualizar ciertas afirmaciones tras las declaraciones de otras personas.

Todo ello después de que saliesen a la luz las contradicciones que existen entre las declaraciones de Samuel y las de los otros dos supervivientes a la tragedia: Juan Padín, patrón del ‘Villa de Pitanxo’ y Eduardo Rial, sobrino Padín.

En este sentido, Padín aseguró que sobre las 04,00 horas de la madrugada del pasado 15 de febrero se habría parado el motor del barco, lo que dadas las condiciones meteorológicas existentes en ese momento determinó la sucesiva entrada de agua por la aleta de babor, ocasionando una cada vez mayor escora.

Vista la situación, según el declarante, dio a la tripulación la señal de abandono del buque previa colocación del traje de supervivencia y chaleco salvavidas, según se recoge en un auto de la Audiencia Nacional. Eduardo Rial, sobrino del patrón, ofreció una declaración similar a la de su tío.

VERSIÓN DE SAMUEL KWESI

A su vez, Samuel Kwesi, el tercer superviviente, explicó en un primer momento que al pararse el motor el barco quedó a la merced de las olas, lo que, unido al peso del aparejo, hizo que entrara mucha agua y se escorara hacia babor. Entonces oyó al capitán ordenar que subieran al puente, lo que hizo sin el traje de supervivencia al no darle tiempo.

Sin embargo, en una posterior declaración, dio una versión “absolutamente distinta” de los hechos. Él señaló que el motor no se paró, sino que las maquinillas que recogen el aparejo dejaron de funcionar bien, tensando pero no recogiendo y provocando la escora.

Por ello, le gritaron al capitán que soltara los aparejos, pero este se negó. Después, con el buque muy ladeado, se paró el motor y se incrementó la escora de babor. Samuel subrayó que en ningún momento el capitán dio orden de ponerse los trajes de supervivencia aunque él y su sobrino sí los llevaban, lo que le sorprendió.

Preguntado por el cambio de versión, manifestó que la primera declaración fue obtenida “bajo presión” inducida tanto por el capitán como por el armador (al que no identifica). En este sentido, la Audiencia Nacional dio credibilidad a la segunda versión, explicando que “existen indicios de que la versión primeramente ofrecida puede no ajustarse a la realidad”.

DECLARACIÓN INSTITUCIONAL

En otro orden de cosas, este jueves el Ayuntamiento de Pontevedra ha aprobado por unanimidad una declaración institucional que solicita al Gobierno central que baje al pecio, una de las reclamaciones que hacen las familias de los 21 fallecidos en la tragedia.

En el texto, todos los grupos del Ayuntamiento indican que Fiscalía observó indicios de “homicidio imprudente” en el naufragio, por lo que “ahora más que nunca” el visionado del estado del barco “arrojaría datos para el buen funcionamiento de la investigación”.

Por todo ello, se pide al Ejecutivo de Pedro Sánchez que ponga en marcha en coordinación con el Gobierno de Canadá una operación para localizar el buque, descender al mismo y elaborar un trabajo fotográfico y audiovisual sobre su estado y su entorno.

Esta declaración institucional fue impulsada por las familias de los fallecidos, que instaron a todos los ayuntamientos gallegos a pedir al Gobierno que baje al pecio. Esta misma tarde se llevará la moción al pleno de Marín.

Todo ello cuando pasaron ya dos meses del trágico accidente, en el que fallecieron 21 de los 24 tripulantes, pero solo se hallaron nueve cuerpos. Más de 60 días en los que la lluvia de información sobre lo que pudo haber ocurrido en Terranova fue constante, incluso con versiones contradictorias entre los relatos de los tres únicos supervivientes. Sin embargo, el Gobierno se negó a bajar al barco debido a la “imposibilidad” de acceder al interior del mismo.


- Te recomendamos -