Inicio Pontevedra El Supremo ratifica la condena del hombre que intentó matar a su...

El Supremo ratifica la condena del hombre que intentó matar a su mujer provocando un accidente en la autovía do Morrazo

Fue sentenciado a 12 años y 9 meses de cárcel por chocar deliberadamente contra otro vehículo

VIGO, 16 (EUROPA PRESS)

El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación presentado por la defensa del hombre que fue condenado a 12 años y 9 meses de cárcel por intentar asesinar a su mujer provocando un accidente de tráfico en la autovía do Morrazo, y ha ratificado la pena.

Ángel Martín R.G. fue condenado por la Audiencia Provincial de Pontevedra a 12 años y 9 meses de prisión como autor de un delito de asesinato en grado de tentativa y otro de homicidio en grado de tentativa. El tribunal provincial consideró probado que, el 14 de junio de 2018, el acusado, que iba en un vehículo por la autovía (entonces aún estaba en obras y había limitación de velocidad) con su mujer, de la que se estaba separando, provocó deliberadamente una colisión contra otro turismo.

El hombre había estado interrogando a su expareja sobre supuestas infidelidades y, como la mujer no le respondía, comenzó a conducir de forma temeraria y le anunció que se iban a matar. Tras chocar a propósito con el coche que les precedía, el condenado le dijo a su exmujer que, en esa ocasión, le había salido “mal” la “jugada”, y salió del vehículo para cruzar la mediana y abalanzarse sobre otro coche que venía en sentido contrario.

En el juicio, la defensa alegó que el accidente había sido fortuito porque la mujer le había mordido la mano, pero fue finalmente condenado en una sentencia que, posteriormente, confirmó el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).

RECURSO DE CASACIÓN

Su representación legal presentó recurso de casación ante el Tribunal Supremo alegando que no había habido ánimo de matar y que había perdido el control del vehículo al intentar eludir un obstáculo de la vía. Asimismo, la defensa cuestionaba la apreciación de alevosía porque, al haber recibido un mordisco de la mujer, se excluiría la incapacidad de defensa por parte de la víctima.

Sin embargo, el Supremo señala que, a la luz de los hechos probados, “no cabe duda” de que el recurrente “contaba con suficientes elementos para valorar que su acción –acelerar de forma considerable el vehículo, en una zona limitada a velocidad de 70 km/h, alcanzando los 120 km/h, para colisionar con el vehículo que lo precedía, desplazándolo, con motivo del impacto, más de cien metros, causando graves lesiones a su conductor–, introducía objetivamente un riesgo muy significativo de causar también la muerte a la mujer, lo que venturosamente no se produjo”.

De hecho, recuerda que el propio acusado “verbalizó con extremada claridad su intención a su esposa anunciándole que iban a morir”. Por ello, había una “clara voluntad de causación de la muerte”.

Además, señala que, aunque la mujer le mordió una mano cuando él intentó arrebatarle el teléfono con el que iba a realizar una llamada de auxilio, esta acción no supone que la víctima tuviera posibilidad alguna de defensa cuando el hombre decidió colisionar a alta velocidad con otro coche.

Según el Supremo, concurrió alevosía de desvalimiento porque la víctima “no pudo ni reaccionar ni defenderse en condiciones mínimamente eficaces ante la súbita acción con la que pretendía acabar con su vida”.


- Te recomendamos -